El dolor abdominal transitorio (DAT), también conocido como flato es un dolor de etiología desconocida que frecuenta al realizar deporte. Específicamente, se observa en ejercicios que realizan movimientos repetidos con el torso extendido como el correr (1 de cada 5 corredores lo experimenta en un evento). Además, es más común en jóvenes (10-20 años). Pero existen formas de prevenir el flato mediante la alimentación, y de ello vamos a hablar en este artículo.

¿Por qué se provoca el flato?

Su etiología sigue en investigación y se presentan varias teorías como causantes: el estiramiento de los ligamentos entre el diafragma y los órganos internos, la compresión de la arteria celíaca por el ligamento arqueado medial, la irritación del peritoneo parietal, entre otros.

También se ha relacionado con aspectos en la alimentación. Hace ya algunas décadas, se reportó la relación entre el haber comido bebidas o alimentos (estado postpandrial) y la aparición del DAT durante el ejercicio. Se ha informado también que la ingesta de bebidas hipertónicas se relaciona con esta afección, a diferencia de las bebidas isotónicas o el agua. Otro posible desencadenante es la distensión abdominal (hinchazón) y también se sugiere la isquemia intestinal (disminución del flujo sanguíneo intestinal).

Durante el ejercicio, el dolor gastrointestinal es el síntoma más prevalente entre las afecciones gastrointestinales. Sin embargo, aunque comúnmente se relacione con el flato, parecer ser que es otro tipo de molestia, por lo que no se puede concluir que el origen del flato sea gastrointestinal.

De momento no se han observado relaciones significativas con el índice de masa corporal o el somatotipo.

Las estrategias nutricionales de prevención incluyen habitualmente:

  • Evitar la ingesta de grandes volúmenes de bebidas y alimentos durante al menos dos horas antes de la actividad física (posiblemente 3 o 4 horas para los más sensibles).
  • Se recomienda no beber bebidas hipertónicas antes de la actividad física.
  • Se recomienda practicar la ingestión de líquidos en pequeños volúmenes durante el ejercicio ya que se conseguirá mejorar la tolerancia y posiblemente disminuir los casos de DAT.

Puedes leer más sobre el flato en nuestro artículo de Sentir pinchazos en el costado.

Referencias bibliográficas

  • Morton, D., & Callister, R. (2015). Exercise-related transient abdominal pain (ETAP). Sports medicine45(1), 23-35.
  • Waterman, J. J., & Kapur, R. (2012). Upper gastrointestinal issues in athletes. Current sports medicine reports11(2), 99-104.
  • Pauwels N. Is exercise-related transient abdominal pain (stitch) while running preventable? Emergency Med J. 2012;29:930–1
  • Morton DP, Callister R. Characteristics and etiology of exercise- related transient abdominal pain. Med Sci Sports Exerc. 2000;32(2): 432–8.
  • Morton DP, Aragon-Vargas LF, Callister R. Effect of ingested fluid composition on exercise-related transient abdominal pain. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2004;14(2):197–208.
  • Plunkett BT, Hopkins WG. Investigation of the side pain ‘‘stitch’’ induced by running after fluid ingestion. Med Sci Sports Exerc. 1999;31(8):1169–75.
  • Stephen N. Sullivan (1987) Exercise-Associated Symptoms in Triathletes, The Physician and Sportsmedicine, 15:9, 105-108, DOI: 10.1080/00913847.1987.11702083

Beatriz Quiroga – Dietista-Nutricionista Tu Gestor de Salud.

Belén Rodríguez – CEO Tu Gestor de Salud.