¿Es necesario tomar vitamina D en invierno?

por Ene 21, 2021Salud y bienestar

Etiquetas:

La respuesta es un “si o sí”; y no solo en invierno.

Tras el confinamiento y durante la pandemia hemos aprendido a valorar más el medio natural y la importancia que tiene en la salud poder realizar ejercicio físico al aire libre. A estas alturas del año echamos en falta recibir la acción de los rayos solares sobre la piel, ya que esta tiene unos beneficios constatables para la salud. Por ello tomar vitamina D se hace necesario.

¿Cuáles son los beneficios de tomar vitamina D?

Por un lado la exposición al sol nos facilita la liberación de serotonina en el cerebro, mejorando nuestro estado de ánimo y favoreciendo entre otras acciones la concentración en el trabajo y en el deporte. Además los rayos ultravioletas a través de los melanocitos de la piel aumentan los niveles de endorfinas en sangre, que son los opiáceos naturales que nos crean bienestar. También exponerse durante el día a la luz solar ayuda a que el cerebro produzca más melatonina por la noche, que es la hormona que favorece conciliar el sueño. Pero en la situación en la que nos encontramos con las restricciones de movilidad y en pleno invierno, la exposición a la luz solar en muchos casos “brilla por su ausencia”.

Por esta y otras razones queremos haceros conscientes a todos los deportistas de la necesaria suplementación con Vitamina D. La principal fuente de obtención es mediante la exposición a la radiación de los rayos ultravioletas sobre la piel durante 15 minutos al día, lo que resulta determinante para la salud y no solo de los huesos. Otra fuente de obtención secundaria es la ingesta diaria de productos lácteos, pescados azules, setas o huevos.

¿Qué pasa si tengo déficit de vitamina D?

Los bajos niveles de vitamina D se han relacionado no solo con debilitamiento de los huesos y problemas de osteoporosis en edad adulta, sino también con un sistema inmune más vulnerable algo que en la situación en la que nos encontramos no es nada recomendable. Además tener bajos niveles en sangre mantienen la inflamación de bajo grado que afecta negativamente a los tejidos y a las articulaciones.

Su deficiencia también puede causar problemas cardiovasculares y metabólicos al intervenir  en la gestión de la glucosa y está vinculada con el óptimo funcionamiento de los sistemas nervioso, circulatorio y digestivo. Respecto al sistema inmune se sabe que estimula la secreción de péptidos antimicrobianos los péptidos son combinaciones de aminoácidos que refuerzan las defensas ante las infecciones de las vías respiratorias. Sabiendo todo esto, hay evidencias de que existe una deficiencia generalizada de vitamina D en todo el mundo.

Respecto a la cantidad diaria de Vitamina D que se recomienda hay discrepancias. En mi opinión esto se debe en ocasiones a  infravalorar los múltiples beneficios que os hemos citado y en otras no resulta de ayuda que en algunos casos sean de hasta tres veces inferiores a la recomendada por ejemplo por la Sociedad Americana de Endocrinología. Las recomendaciones oscilan entre 600 y 2000 UI por día. En lo que sí hay consenso, es en afirmar que algunas personas pueden necesitar dosis más altas para alcanzar y mantener niveles sanguíneos saludables. 

Conclusión:

La vitamina D ha cobrado últimamente un especial protagonismo al relacionarse con un sistema inmune competente. Durante las restricciones de movilidad, confinamiento y meses de invierno privamos al cuerpo de la acción de los rayos de sol sobre la piel provocando que los niveles desciendan por debajo de lo saludable. Yo a mi alumnado les digo que “el sol es salud” y que la exposición a los rayos solares permite sintetizar en la piel la vitamina D necesaria para el óptimo funcionamiento metabólico, favorecer el optimismo y combatir la depresión. Que en el ámbito del rendimiento deportivo hay estudios que la relacionan con el adecuado desempeño muscular, asociando bajos niveles con debilidad muscular. En invierno o en los periodos en los que no puedas asegurar la dosis necesaria, o que tu dieta no contenga los alimentos suficientes para aportarla: ¡SUPLEMÉNTATE!

Una gominola de Vitamin D al día de Victory Endurance es una manera fácil de incrementar la cantidad óptima de vitamina D en sangre, de mantener en forma tu sistema inmune y tu salud, así como de mejorar tu desempeño muscular. Y, además, es una forma muy práctica de tomar vitamina D por su formato.

Referencias:

  1. Role of Vitamin D in Athletes and Their Performance: Current Concepts and New Trends. M. de la Fuente et col. Nutrients. Review 2020
  2. Vitamin D: The “sunshine” vitamin. Rathish Nair. Pubmed 2012. 
  3. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. Institute of Medicine (USA), Committee to Review Dietary Reference Intakes for Vitamin D and Calcium.  Catharine Ross. National Academies Press. 2011.

Alberto Cebollada
Profesor, entrenador, deportista de competición

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER EXCLUSIVA

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER EXCLUSIVA

Recibirás ofertas y te enterarás de las últimas novedades de nuestros productos y noticias.

¡Te has suscrito con éxito! Confirma tu suscripción en el email que vas a recibir.